reflexiones

REFLEXIÓN HACIA EL FUTURO DE LA GESTION PATRIMONIAL

Después de año y medio de trabajo, acabamos de finalizar y entregar el Centro Deportivo Municipal de Vallirana. Momento clave para hacer reflexiones y sacar conclusiones sobre el proceso y nuestro cometido.

En rasgos generales y desde fuera, ha sido un proyecto convencional. Un programa deportivo y lúdico más o menos al uso, un presupuesto ajustado y unos plazos estrictos que nos obligaban a ser escrupulosos con todos los procesos de obra.

El resultado, para nosotros también el esperado. Ajuste extremo al programa y los requerimientos del cliente y las necesidades del usuario, ejecución de la obra sin desviaciones económicas y la obra ha sido entregada en plazo, a pesar de los numerosos retrasos provocados por las incertidumbres de obra (correctamente gestionadas mediante un sistema de riesgos).

La realidad es que 2gv sensibilidad patrimonial ha tenido que conjugar las necesidades de uso del cliente con la falta de financiación; la localización de una empresa constructora con capacidad financiera y experta en ejecuciones aceleradas; el proyecto preexistente (muy lento y muy caro) con unos plazos de ejecución acelerados y un coste reducido; y un edificio en funcionamiento con casi 2000 usuarios que tenían que compatibilizarse con la ejecución de unas obras tanto en el interior como en el exterior del edificio.

La capacidad de gestión patrimonial que 2gv ha desarrollado demuestra que, frente a los convencionalismos, las obras se pueden ejecutar en su totalidad en el plazo previsto, por el importe consignado y respetando las voluntades de todos los implicados. 

Cada vez más, nuestro trabajo escapa de la percepción del cliente de “artista” en su despacho para adentrarse en la conjugación y gestión de cientos de factores que influyen en una obra de edificación. Nadie como un arquitecto puede estar capacitado para entender todas las influencias que confluyen en un punto y dar una visión holística y respuesta certera que satisfaga todas ellas. No es soberbia, no es inmodestia, es la verdad. En el momento en que entendamos eso y nos lo creamos, podremos retomar todos aquellos caminos que hemos ido abandonando con los años, en pos de una actividad creativa que pensábamos relegada al interior de nuestras oficinas.

Como técnicos máximos del proceso edificatorio, los arquitectos tenemos que recuperar aquellas parcelas del proceso que hemos ido dejando y delegando a otros que ni saben ni quieren saber cómo hacerlo, y ponernos al frente de aquello para lo que estamos mejor dotados.

enlace: Inauguración del centro deportivo en Vallirana TV

2gv_inauguración_centre_esportiu_2

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *